Image default
Departamentales Policiales

Robo a deliverys: «No conseguimos repartidores y los propietarios hacemos los repartos»

Esta situación se da debido al incremento de los asaltos que sufren estos trabajadores y el peligro que corren sus vidas.

Debido a la pandemia del COVID-19 muchos vieron como salida económica acercar sus productos a los clientes a través de deliverys. Esta modalidad se incrementó ya que hasta los locales de ropa la implementaron pero así con ello también crecieron los delitos contra los repartidores.

En la Zona Este se ha incrementado el robo a estos trabajadores de manera abismal tal es así que los mismos deliverys han delimitado las zonas de trabajo por lo que no llegan a barrios considerados conflictivos.

Esto no parece alcanzar ya que el delito va mutando y no se queda nunca en su lugar por lo que los delincuentes implementan diversas modalidades. Una de ella es brindar una ubicación , generalmente una esquina, a donde los deliverys deben llevar un pedido pero al llegar al lugar muchas veces ni siquiera hay una vivienda y son atacados por los malvivientes.

Lo que principalmente se llevan los ladrones son las motos o automóviles a punta de arma blanca o de fuego pero también suelen llevarse la recaudación y los celulares.

Muchos locales de comida, en su mayoría comidas rápidas, no consiguen personas que quieran repartir por lo que los propietarios deben salir a hacer el reparto con su movilidad.

«Soy propietario fui a repartir en un barrio muy conocido de San Martín en el centro y cuando voy a dejar el pedido me pusieron un arma en la cabeza, me robaron la comida y la recaudación», manifestó Adrían dueño de una pizzería muy conocida.

Durante esta última semana los asaltos han incrementado ya que deliverys han sido interceptados en Palmira, San Martín y Rivadavia donde los malvivientes los han despojado de su medio de movilidad.

Una situación similar vivieron los deliverys del Gran Mendoza donde los trabajadores de una reconocida aplicación se manifestaron pidiendo seguridad por el incremente de los robos de bicicleta y el peligro que sus vidas corren a mano de estos.

Los repartidores no solo sufren el asalto y la pérdida de las cosas materiales sino que también se quedan sin la posibilidad de seguir trabajando por lo que impacta en su economía ya que algunos son sustento de una familia, otros es su único ingreso y algunos utilizan las ganancias para continuar sus estudios.

De esta manera ¿seguirán trabajando con esta modalidad?, ¿se implementarán otros medios de pago para que no manejen efectivo los repartidores? o cada vez llegarán a menos lugares.

Estas son incógnitas que surgen a raíz del aumento del delito pero que no benefician a quienes viven de esto.

Por redacción.

Related posts

Santa Rosa:»Se entregaron 250 viandas en la localidad La Costanera»

Radio_Regional

Campaña promueve que el vecino compre en la farmacia de su barrio

Radio_Regional

Junín recomienda sobre la prevención de la triquinosis y botulismo

Radio_Regional