martes, enero 31, 2023
InicioDeportesFútbolFútbol senior: el "picadito" del domingo que puede ser mortal

Fútbol senior: el «picadito» del domingo que puede ser mortal

Es importante tener un “apto físico” para no correr riesgos en la salud.

El fútbol es parte de la cultura argentina por lo que es casi una postal común pasar por alguna canchita y ver que gente de diversas edades están jugando un “picadito”.

Cabe destacar que siempre se menciona que el deporte es salud pero hay que tener en cuenta si tenemos salud para realizar actividad física de alta exigencia una vez a la semana.

En esta nota vamos a hacer hincapié en las ligas de mayores de 50 años que se juegan en el Este Mendocino y que convoca a ciento de jugadores todos los domingos.

El «picadito» del domingo es una práctica que puede provocar lesiones graves e, incluso, puede llegar a ser mortal, especialmente si no hay un entrenamiento durante la semana y si no se realiza una consulta regular con el médico.

Sin ir más lejos este fin de semana, un jugador mayor de la famosa liga +50 que se juega en Junín, sufrió un ACV y el año pasado otro hombre murió de un ataque cardíaco cuando se estaba disputando una semifinal en la misma liga.

Según expertos el principal problema es que estas personas muchas veces están fuera de forma, no se realizan chequeos periódicos y, además, trabajan de lunes a viernes en contextos que muchas veces provocan situaciones de estrés.

Al no estar acostumbrados al ejercicio físico pueden  enfrentarse  a serios problemas en el aparato locomotor y en el sistema cardiovascular.

Si el organismo no está entrenado y preparado, antes que correr detrás de una pelota y someterse a cambios de ritmo y roces físicos, es preferible caminar o andar en bicicleta.

Lo más importante es realizarse estudios del corazón y estos son:

  • El Ecocardiograma: permite analizar el tamaño del corazón (cavidades y paredes), forma de contracción, estado de las válvulas. Se sugiere realizarlo en pacientes que no tienen un ecocardiograma Doppler previo y repetirlo cada 2-5 años según el nivel de entrenamiento que realice.
  • La Ergometría (prueba de ejercicio) de 12 derivaciones: consiste en hacer un esfuerzo a partir de ciertos protocolos, controlando a la persona con un electrocardiograma en forma permanente y tomando la presión cada 2 o 3 minutos. Permite obtener datos sobre la respuesta del corazón al esfuerzo intenso (igual o superior al ejercicio que se va a practicar) con eventual diagnóstico de isquemia (falta de llegada de sangre al corazón por enfermedad de las arterias coronarias), arritmias, hipertensión arterial al esfuerzo.
  • En deportistas mayores de 35 años con (al menos) un factor de riesgo cardiovascular y que realicen actividad física de intensidad moderada, se aconseja realizar periódicamente una prueba ergométrica graduada (PEG). En este estudio se buscará que alcancen el mismo esfuerzo que durante el deporte para el cual entrenan.

Riesgo de lesiones

En el ranking de lesiones se encuentran los desgarros y contracturas musculares, esguinces (tobillo, rodilla), lumbalgias, codo de tenista, epicondilitis, las tendinopatías o, incluso, alguna fractura.

Por eso se recomienda entrenar antes de someterse a un deporte con exigencia física y roces con los demás jugadores.

Lo que más afecta a los jugadores de fin de semana son lo vinculado con lesiones musculares y de ligamentos.

“Es importante entrenar para ganar masa muscular y así poder tener cierta resistencia a la hora de jugar un partido, porque si uno no se ejercita los huesos también quedan débiles y pueden haber fracturas”, nos comentaba Martín, profesor de Educación Física.

Además cabe destacar que las personas que sufren alguna lesión importante, a veces se ven incapacitados para salir a trabajar y eso ya se torna un problema.

Altas temperaturas

Nuestro medio pudo dialogar con un jugador del club perteneciente a la Liga de Junín, quien nos manifestó:

“Terminamos el campeonato y empezamos la primer fecha de manera inmediata es increíble que nos hagan jugar con el calor que hace”.

Desde el punto de vista médico jugar con altas temperaturas, puede producir deshidratación severa, hiponatremia (baja de los niveles de sodio) en algunos jugadores y peligro de shock por calor. Este último se caracteriza por la aparición de calambres, dolor de cabeza, náuseas, e incluso, pérdida de la conciencia.

Además nuestro medio pudo constatar que en los partidos no hay médicos presentes que puedan brindar atenciones primarias en caso de que un jugador padezca alguna complicación.

“Son escasos los equipos que tengan algún jugador ligado a la medicina, por lo que si te pasa algo cuando hay alguno de ellos tenés suerte de recibir atención inmediata, caso contrario te tienen que llevar al hospital y ahí recién recibís atención”, manifestó el jugador.

Quien finalizó diciendo, “Nos gusta jugar los domingos, es una distracción de la semana, algunos somos conscientes del apto físico, pero también desde la organización deberían preocuparse por los jugadores ya que esto es todo pago, nada es gratis”.

En conclusión, realizar un chequeo médico en profundidad antes de una participación deportiva tiene como objetivo la detección de enfermedades que puedan empeorar con el ejercicio intenso o predisponer a un evento cardíaco. Y, en consecuencia, es un hábito saludable más que ayudará a tener una mejor calidad de vida.

Por redacción.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

más visitadas

error: ¡El contenido está protegido!