Image default
Provincia Sociedad

El Banco de Leche Humana de Mendoza festeja su Noveno Aniversario

El Banco de Leche funciona en el Lagomaggiore tiene en promedio 35 madres que donan mensualmente y recolectan alrededor de 25 litros de leche materna por semana. Esta acción es de suma importancia porque permite salvar vidas.

Desde hace nueve años, Mendoza cuenta con su Banco de Leche Humana y la Red de Leche Materna, con centros de lactancia en diez hospitales. El fin es cubrir las necesidades nutricionales de bebés prematuros o recién nacidos enfermos a los que sus propias madres no puedan amamantar.

La mejor manera de adherir a esta fecha es agradeciendo a las madres donantes, grandes protagonistas que permiten salvar vidas no solo alimentando a sus bebés sino compartiéndola con los que más la necesitan.

Durante 2019, se contó con 50 mamás donantes de leche por mes, hubo 1.277 litros de leche materna donada, 285 procesos de pasteurización, 1.672 visitas realizadas a mamás donantes y 500 bebés receptores en toda la provincia.

Mendoza promueve la lactancia y la donación de leche materna, que es el mejor seguro de vida, ya que da a los bebés una cobertura de salud de por vida. La leche materna constituye el alimento óptimo para todo recién nacido, brindada de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida y complementada con otros alimentos hasta los dos años de vida como mínimo, lo que contribuye a su desarrollo y crecimiento óptimos.

La provincia tiene una red de leche humana con centros de lactancia en diez hospitales: Paroissien, Perrupato, Carrillo, Notti, Malargüe, Schestakow, Metraux, Enfermeros Argentinos, Misericordia, Scaravelli, Santa Isabel de Hungría y el Banco de Leche Humana.

Estos centros de lactancia procesan y dispensan leche materna donada segura y de calidad a cualquier niño que lo precise. De este modo, las madres que no producen leche suficiente para sus hijos tienen alguna enfermedad o están recibiendo tratamiento farmacológico pueden ser suplidas en la alimentación de bebés.

En este sentido, es muy importante seguir concientizando a la comunidad sobre la importancia de la donación, para que las mujeres se vayan animando a ser mamás donantes.

La leche materna

Se trata del único alimento que el niño necesita en los primeros seis meses de vida. Es la primera inmunización del bebé, no existen fórmulas alternativas para su protección. Además, le brinda al recién nacido todos los elementos que necesita para su crecimiento y desarrollo saludable. Está adaptada a las necesidades y posibilidades del niño y por ello se digiere más fácilmente que cualquier otra leche.

A través de la leche, se transmiten al bebé factores de protección (anticuerpos) que lo protegen contra las enfermedades más comunes cuando son muy pequeños y hasta que sean capaces de formar sus propias defensas.

La leche materna procesada es empleada para alimentar a bebés que no pueden recibir leche de su propia madre. La administración de leche materna resulta particularmente eficaz para alimentar a los recién nacidos de riesgo, ya sea por su prematurez extrema, su bajo peso al nacer u otras causas.

¿Cómo donar?

Puede ser donante cualquier madre que tenga leche en abundancia y apruebe una serie de condiciones similares a las requeridas de un donante de sangre, entre ellas no fumar, no beber alcohol, no tomar medicamentos que no estén indicados por el médico y no consumir drogas de abuso.

Además, las mujeres deberán autorizar la donación a través del consentimiento informado y poseer análisis de sangre y orina previos y normales.

Si la mamá cumple los requisitos, se deben seguir estos pasos:

  • Llamar al 261 5204611, 261 5204752.
  • Realizar un examen de sangre en el domicilio de la madre.
  • Se guarda la leche materna en el congelador.
  • Se pasa a buscar el frasco por el domicilio.
  • Y se clasifica y pasteuriza la leche.

¿Quiénes reciben la leche materna donada?

Los principales receptores de la leche donada son recién nacidos ingresados muy prematuros, gravemente enfermos o que requieren cirugía. No obstante, en estos recién nacidos la leche materna de su propia madre sigue siendo el alimento de elección por los efectos protectores. Cuando esa leche no está disponible, la alimentación con leche materna donada por otras madres es el alimento de elección. Así lo establecen la Organización Mundial de la Salud y Unicef, basándose en los estudios científicos que demuestran los beneficios de la leche materna donada.

¿Por qué es mejor la leche donada que la de fórmula?

Porque se tolera mejor, protege a los recién nacidos enfermos o prematuros contra los problemas intestinales graves, como la enterocolitis, disminuye el riesgo de infección y mejora sus
posibilidades de recuperación y desarrollo.

Fuente: Prensa del Gobierno de Mendoza.

Related posts

Reciben las propuestas para el Certamen Literario Vendimia 2020

Radio_Regional

Habilitan MenBot: un chat automático para consultas de Covid-19

Radio_Regional

Coronavirus: La triste realidad de los camioneros en nuestro país

Radio_Regional