domingo , 19 enero 2020
Curva 1 . Curva 1

El robo de frutas preocupa a los productores

Los delincuentes ocasionan grandes pérdidas económicas en las fincas, a veces causan más daño que la caída de granizo.

Las zonas rurales se ven cada vez más afectadas por la inseguridad y sus reclamos aún no han sido escuchados. La modalidad que están implementando los delincuentes y cada vez es más frecuente es el robo de frutales que ocasionan grandes pérdidas económicas para los productores.

En los últimos días se han dado cuatro hechos grandes, uno fue en una quinta ubicada en la calle Villegas del distrito Las Chimbas, San Martín, donde a una mujer le robaron media quinta de duraznos. La quinta de una hectárea y 200 metros cuenta con 500 plantas de durazno.

Los otros tres hechos ocurrieron en San Roque, Tres Porteñas y El Central. Los robos ocasionaron pérdidas económicas importantísimas, es más a la mujer que le robaron media quinta de duraznos le ocasionaron más daños los delincuentes que el granizo que azotó al Este anoche.

En las zonas rurales hay escaza presencia policial por lo que facilita el trabajo de los delincuentes. Además los productores tienen miedo de salir a hacer rondines por las fincas por temor a perder su vida o ser heridos por los ladrones.

Los malvivientes trabajan con mucho tiempo a su favor ya que roban hasta una camionada de durazno o más y se marchan del lugar con total impunidad.

Estas zonas son el blanco perfecto para los dueños de lo ajeno y los productores que trabajan todo el año con el temor de perder sus producciones con el granizo, ahora tienen que lidiar con estos sujetos que los despojan de lo que han cuidado con tanta dedicación.

Ahora el interrogante es ¿quién compra estas frutas?, porque no es un cajón que uno puede suponer que es para consumo personal, son camionadas de producciones robadas. La principal hipótesis es que son comercializados en las ferias, donde no hay control por parte del Gobierno que sí le exige a los demás contribuyentes pero no a los comerciantes de esos lugares.

Lo que roban de las fincas son duraznos, la ciruela la cual tiene un precio elevado, membrillo, ahora viene la temporada de la uva, la aceituna entre otras producciones que ocasionan daños económicos importantes.

De esta manera habrá que implementar políticas de seguridad para que haya más presencia policial en las zonas rurales, y más controles a los que venden frutas en las ferias para saber cuál es su procedencia. Desde el Gobierno deberán trabajar para darle más seguridad a aquellos que trabajan sin saber si el día de mañana podrán cosechar sus siembras.

Trágico hecho

En enero del 2011 en una finca de duraznos en calle Isaac y San Isidro de Rivadavia ingresaron dos sujetos. Presuntamente estaban robando duraznos cuando fueron sorprendidos por un hombre que apareció gritando y efectuó un disparo hiriendo a uno de ellos.

El hombre que andaba con el herido se dirigió hasta una de las casas de la finca y le pidió un teléfono a una mujer del cual llamó al 911 para dar aviso a la policía de que su compañero había sido baleado. Al arribar personal policial constataron que ya había fallecido de un disparo en el pecho.

El fallecido era Luis Murua del Barrio Inmaculada de Rivadavia. Mientras que José Luis Rosi, el acompañante y quien dio aviso a la policía, era del asentamiento Dalvian y quedó detenido por poseer un pedido de captura del año 2016.

Por redacción.

Curva 1     Curva 1

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *