jueves , 16 agosto 2018
Miguel Sosa, secretario general del Sindicato de Celadores.

“Si a los celadores nos dan un incentivo razonable lo vamos a agarrar”

Fueron las palabras de Miguel Sosa, secretario general del Sindicato de Celadores en la provincia de Mendoza, quién habló del anuncio que Cornejo que incluirá al sector en la claúsula gatillo.

El Gobernador anunció que, tras alcanzarse el 16% medido por el Indec para Cuyo, los salarios se actualizarán de acuerdo a lo firmado. El aumento salarial también alcanzará a docentes, celadores, policías y personal penitenciario.

Al respecto Miguel Sosa expresó: “Lo hemos tomado con mucha tranquilidad y esperando a ver cómo van a ser los pasos a seguir, de todos modos sabemos que estamos muy mal, ha aumentado todo, así que esperemos que tengan sentido común y prudencia. Porque somos de los uno de los sectores que más hemos sido castigado con el sueldo que tenemos y el aumento que ha habido de las cosas”.

Quien además agregó: “Por eso seguimos trabajando, porque cuando faltó política gremial al gremio docente para poder negociar y en eso nos arrastró, quedamos en un estado crítico y fuimos perjudicados, porque el aumento no fue más de $400. Entonces hoy vemos esta noticia, después de que planteamos que se nos incluyera en la cláusula gatillo y que se le diera continuidad a 350 celadores hasta el 31 de diciembre, porque venían haciendo suplencia, para no cortarles el trabajo, porque creemos que no es justo y muchos puntos más que paulatinamente lo hemos venido planteando. Así que estamos esperando y viendo cuándo el Gobernador dice realmente lo que nos van a dar con este tema”.

“No creo que sean $50 como plantean, creo sería una dádiva, una miseria, sería una vergüenza, por eso creo que se está trabajando seriamente y van a tener sentido común para  revertir la situación. Los celadores vienen con un inicial de $6.500, entonces si a los celadores le dan un incentivo, lo que le den en este momento, y que sea algo razonable y prudente nosotros lo vamos a agarrar, porque estamos mal, no se llega a fin de mes. Las celadoras salen de su escuelita y tienen que ir a trabajar a otro lugar, porque no llegan, hacen en servicio doméstico, mientras que los celadores hacen changas”, cerró diciendo Sosa.

Por redacción.

  Curva 1

Curva 1Curva 1

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *