lunes , 15 octubre 2018

Deserción estudiantil: 3 de cada 10 estudiantes se gradúan a tiempo en Argentina

La Argentina está entre los países con menos tasa de graduación. En los últimos tres años disminuyó la “eficacia” del sistema y según expertos del CEA, éste problema se resuelve con un plan de estudios menos rígido.

A pesar de que la población universitaria argentina aumentó un 22,5% en la última década, solo 3 de cada 10 estudiantes termina sus estudios; cifra que en Brasil asciende a 5 y en Chile a 6. Estos números fueron los arrojados por el Centro de Estudios de Educación Argentina (CEA), que analizó la evolución de la matrícula y la graduación universitaria argentina entre el 2003 y el 2012.

Argentina tiene mayor porcentaje de estudiantes universitarios que Brasil y Chile, teniendo en cuenta la población de cada país, pero la elevada deserción estudiantil que tenemos determina que existan proporcionalmente 17 estudiantes por cada graduado, mientras que en Chile son 8 de cada 4, y 6 de cada 7 en Brasil respectivamente.

El aumento de la población universitaria argentina, según el estudio del CEA, se debe a la expansión que tuvo la universidad privada durante ese período. Este hecho llevó a que se incrementara en un 77,6% la cantidad de estudiantes universitarios, mientras que la población en las universidades públicas creció un 13,2%. El aumento de la privatización de la enseñanza se da en todos los niveles: jardín, primaria y secundaria.

La alta deserción estudiantil se ve reflejada en el número de graduados, y este es el principal problema que debe enfrentar el país. A su vez, esto se acentúa en comparación con países como Brasil y Chile, que cuentan con una política de ingreso similar a la del resto del mundo, que nuestro país no tiene. En Argentina no existen exámenes generales al finalizar el secundario, esto hace que se debilite el proceso de estudio y la dedicación de los estudiantes.

Otro aspecto significativo que muestra el informe del CEA, es que son 12 de cada 100 los estudiantes que concluyen los estudios terciarios en el país. Para mejorar la situación, es decir, para aumentar el número de graduados de nivel superior, el CEA cree que se debe fortalecer la escuela secundaria y estimular a los estudiantes para su preparación. En otra línea, no bastaría restringir el ingreso a la universidad, eso no haría que el número de graduados aumente, si no que las universidades deben cambiar el paradigma centrado en el docente y en una enseñanza enciclopédica.

Según declaraciones de Julio Durand, director del máster en Dirección de las Instituciones de la Universidad Austral, se debería cambiar de foco: centrarse en las causas de retención, los factores que ayuden a los alumnos a superar los obstáculos durante la carrera, que, según un estudio conjunto de la Universidad Austral y la Universidad Nacional de Cuyo, el alto nivel de interacción de los docentes con los alumnos, los encuentros fuera del horario de clases, la mayor presencia de ambas partes dentro de la universidad y los programas de tutoría, son positivos para el alumno.

La suma de estos programas con planes de estudio menos rígidos, con transferencia de créditos, intercambios, entre otras que lleven al alumno a comprometerse con los estudios que escogió.

Fuente: La Nación.

  Curva 1

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *