jueves , 18 octubre 2018

25 de mayo: Día Mundial de la Tiroides

La Organización Mundial de la Salud instituyó en el año 2007 esta fecha para concientizar sobre la importancia de prestar atención a cualquier síntoma relacionado con el mal funcionamiento de la tiroides.

El 25 de mayo se celebra el Día Mundial de la glandula Tiroides, con el objeto de recordar sus funciones y sus enfermedades, que han afectado por siglos a la humanidad.Las preguntas más frecuentes formuladas a los médicos endocrinólogos están relacionadas con el funcionamiento de la tiroides y su relación con la obesidad, el embarazo y la productividad de la persona. Se ha identificado un alto desconocimiento en la población, sobre qué es este órgano endocrino y cuáles son las enfermedades que se relacionan con su mal funcionamiento, generando una serie de mitos e inquietudes que sobre el tema.

La tiroides es una glándula, con forma de mariposa, ubicada en el área del cuello. A pesar de su tamaño, este órgano endocrino es el encargado de darle energía al ser humano, regular su metabolismo, controlar su temperatura, mantener su peso y determinar sus niveles de productividad. Por otra parte, los trastornos en su funcionamiento pueden alterar el sistema reproductor femenino, el ciclo menstrual y en las mujeres embarazadas puede causar partos prematuros, preeclampsia (aumento de la tensión arterial y de proteínas durante el embarazo) y en casos extremos abortos.

Dos tipos de trastornos de la tiroides afectan al ser humano:

El primero, son los trastornos de la estructura, es decir, cuando por insuficiencia de yodo se presentan alteraciones físicas en el paciente como lo pueden ser las inflamaciones en el cuello, conocidas como bocio o coto, y en el peor de los casos el cáncer de tiroides. El segundo tipo de trastornos, son los funcionales, que se presentan por el exceso o insuficiencia de producción de hormonas, conocidos como el híper e hipotiroidismo. La mayoría de los pacientes relacionan el hipotiroidismo con la obesidad, lo cual es un mito. Sí es posible que por causa de la enfermedad se aumente un poco de peso, pero no al grado de sufrirla. Otra de las inquietudes más frecuentes realizadas por los pacientes es si las alteraciones de la tiroides pueden afectar a la madre y el feto durante el embarazo. Esto es cierto, durante el periodo de gestación la glándula tiroidea aumenta la producción de las hormonas en un 50%, lo cual, puede ocasionar que la madre desarrolle algún tipo de alteración en la tiroides, ocasionando partos prematuros, preeclampsia, malformaciones y abortos.

Por otra parte, es cierto que los problemas de la tiroides, como el hipotiroidismo, pueden afectar el desempeño laboral, sexual y social de la persona. Cuando no se produce la cantidad suficiente de hormona tiroidea se presentan síntomas como fatiga, cansancio, dolor muscular, tristeza y en algunos casos depresión. Estos trastornos, con el paso del tiempo, van a afectar el rendimiento de la persona en todos los ámbitos. Se ha comprobado que las personas que sufren de hipotiroidismo sufren de problemas de concentración y de pérdida de la memoria a corto plazo.

Por iniciativa de la International Thyroid Federation, este Día se viene celebrando desde el año 2007, especialmente a partir de una campaña liderada por la Asociación Europea de Tiroides cuyo acrónimo es ETA y la American Thyroid Association. Es determinante en el crecimiento, inteligencia, fertilidad y cada una de las funciones del ser humano, en especial en la mujer, donde se presentan las mayores alteraciones en términos de estructura y funcionamiento de la glándula. La tiroides tiene la importante misión de regular el metabolismo, controla el desarrollo y crecimiento de los tejidos, el gasto energético, así como el funcionamiento del corazón, los músculos, la piel y el sistema endocrino sexual.

La disponibilidad de las hormonas tiroides depende del aporte de yodo, el cual se encuentra presente mayoritariamente en la sal común y en menor proporción en pescados y mariscos. Las consecuencias de no tratar los trastornos tiroideos pueden ser graves, especialmente en el adulto mayor y en la embarazada, pero si se lo detecta precozmente y se los medica, la mayoría de los pacientes se mantienen saludables y son capaces de llevar vidas normales. El profesional de la salud puede confirmar la presencia de una disfunción tiroidea mediante un sencillo análisis que determine los niveles de hormonas tiroideas en la sangre. Existen tratamientos eficaces para el reemplazo de hormona tiroidea o para reducir sus niveles, lo que permite a los pacientes controlar su enfermedad y llevar vidas normales.

  Curva 1

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *