martes , 18 diciembre 2018
Sergio Saracco.

“Las publicidades de medicamentos deberían informar los efectos adversos”

Expresó en FM Regional 106.9 el director del Observatorio de Salud Pública y Problemáticas de Consumo, Sergio Saracco, respecto al aumento del consumo de medicamentos para el dolor en los adultos.

Esta semana damos a conocer la noticia de que en la Argentina mueren 5.400 personas por año por el abuso del consumo de analgésicos. Sobre las estadísticas que son realmente alarmante le consultamos al director del Observatorio de Salud Pública y Problemáticas de Consumo, Sergio Saracco, quien comentó: “Los distintos efectos secundarios que puede generar o complicaciones que a veces no pueden terminar en muerte pero sí en consulta o atención debido al uso inadvertido y reiterado de distintos analgésicos que tienen amplia publicidad pasan inadvertidos”.

“Ya que las publicidades han llevado a que se menosprecien esos efectos adversos que tiene la ingesta de estos fármacos, que si bien son muy útiles a la hora del tratamiento de un proceso febril o algún dolor, pueden traer serias complicaciones cuando esto no se consume en la dosis adecuada o se continúa la ingesta más allá de 3 a 5 días de acuerdo al cuadro. Y por otro lado que está el riesgo de que estén enmascarando alguna patología de algún proceso más serio y que al tapar los síntomas, el proceso sigue avanzando y después cuando vamos a la consulta ya es tarde o tenemos algo mucho más grave que si se hubiera consultado oportunamente”, agregó al respecto el especialista.

Quien para ejemplificar la problemática argumentó: “El dolor es una luz roja que se prende como el tablero del auto, esa luz nos está indicando que ese auto está con algún inconveniente y que puede ser algo banal que puede resolverse fácilmente o no. Pero el dolor es un signo que utilizamos en la medicina para ir a buscar cuál es el origen de ese dolor y que muchas veces puede terminar en un tratamiento quirúrgico en otro que resuelva un proceso mucho más grave. Ahora si yo le tapo ese foco al tablero y sigo andando, lo más probable es que el auto en algún momento nos deje a pie o nos deje con el motor fundido. Y eso es lo que pasa con la salud en este momento”.

Y afirmó: “Hoy con la gran cantidad de publicidad que existe pueden hacer que se enmascare una patología y cuando voy a la consulta porque ya no alcanza esta automedicación para tapar el síntoma (porque ya es muy grande), en la consulta me doy cuenta de las consecuencias nefastas que incluso pueden terminar con la muerte. Entonces es muy importante primero evitar la automedicación,  saber que cuando tomo este tipo de productos siempre van asociados a efectos adversos. No hay ningún remedio que sea inocuo, siempre decimos que el mejor remedio es el que no se toma y que cuando tomó la decisión de seguir un tratamiento tengo que asumir que va a ser mayor el beneficio, que estos efectos secundarios que aparezcan y no superar la ingesta 5 días”.

En ese mismo contexto, el funcionario alegó: “Tendría que existir por un lado es una legislación que proteja a la ciudadanía, porque hoy si vemos en las propagandas en cada tanda publicitaria hay dos tres o más publicidades de uso medicinal. Y uno con esa necesidad imperiosa de lo quiero todo ahora y tengo que seguir andando y seguir caminando, compramos esa droga sin tener en cuanta los efectos adversos. Las publicidades deberían tener una regulación donde informen también los efectos adversos”.

 

Por redacción.

 

Curva 1     Curva 1

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *