domingo , 23 septiembre 2018

Salud: “La comida que ingerimos para Año Nuevo no es la última cena”

Expresó a nuestro medio la licenciada nutricionista Paola Navarro, quien dio algunos consejos sobre la alimentación para la celebración de este Año Nuevo.

Con la llegada de las fiestas de diciembre se hace más difícil resistir a las comidas más calóricas y hasta multiplicar la ingesta de las mismas. Navidad y Fin de Año son sinónimo de dulces y más calorías, gracias no solo a las suculentas cenas que se hacen presentes en las mesas familiares, sino también al par de semanas antes con esas celebraciones, cuando amigos suelen juntarse para festejar y por supuesto “comer”.

Ese desarreglo que hacemos puede traer graves consecuencias para nuestro organismo. Sobre este tema hablamos con la nutricionista de Osep, Paola Navarro, quien nos comentó: “Los consejos que damos siempre son a nivel de prevención para toda la familia, ya que es una época complicada y a veces pareciera que fuera la última cena. Tenemos hábitos por ahí que no son tan saludables al respecto, pareciera que las cuestiones emocionales o esa época de año hace que la gente trate de tapar situaciones con comida, con el consumismo. Por eso es mejor organizarse y sin realizar una dieta estricta ser un poco más conscientes”.

En ese mismo sentido la especialista detalló: “La gente tiene ese pensamiento de que con no comer nada en un día para la noche puede comer tranquilamente y eso no nos sirve porque llegamos con mucha hambre y no vamos a poder controlarnos. Entonces ésto sería como una primera contraindicación  a la hora de cuidarnos, lo ideal sería desayunar, almorzar liviano y merendar tomando abundante líquido, para que en el momento de la cena el cuerpo ingiera sólo lo que necesita”.
“El tema es complejo ya que si sumás el calor, con la ingesta de comida y el alcohol,  para las personas que tienen algún problema de salud y para todos en general, que hacen oídos sordos y no se cuidan pueden tener riesgos como internación por gastroenteritis, coma alcohólico, hipertensión, picos de hipertensión y la glucemia elevada, cuando debería ser una época de reunión y festejo. Que no se el exceso es la clave, ponerse de acuerdo para no gastar de más. No es bueno hablar de calorías, pero para que tengan una noción, en un cumpleaños en ese rato se pueden consumir entre 6.000 y 7.000 calorías y en las fiestas entre 10.000 y 12.000 cuando el cuerpo necesita a diario entre 2.000 y 2.500″.
Por redacción.
  Curva 1

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *